En Valencia guardamos un secreto. Una última etapa entre la razón y la emoción en el camino hasta el Grial.




Los impulsores de AULA GRIAL, el tándem Ahuir-Palazón, han mantenido y mantienen como objetivo vital estudiar y divulgar la historia y la cultura. Ahora se han lanzado, en un proyecto familiar, a un enorme reto: dar a conocer la historia del Santo Cáliz que se venera en la catedral de Valencia: el Santo Grial. Sus estudios sobre los clásicos, sus obras poéticas y narrativas (a destacar la serie Los 16 peldaños. La cripta del santo grial) sus largas experiencias didácticas, sus iniciativas culturales, su Guia de Valencia. Paseos y recorridos y su amor a la ciudad han desembocado en la creación de un centro de interpretación- moderno y atractivo- sobre el Santo Cáliz de Valencia, colaborando a su conocimiento y difusión.

Así, AULA GRIAL, una iniciativa privada al cien por cien, se convierte en el único lugar en el mundo dedicado al Santo Grial y en el que se explica porqué el cáliz de Valencia pudo ser el de la Última Cena.

Un centro de interpretación donde conocer su historia, su recorrido hasta Hispania, su llegada a la catedral, sus anécdotas, los últimos estudios. Con los cinco sentidos. Probar alimentos, oler especias, vestir un hábito benedictino, saberse un templario, encender incienso... Disfrutar con la historia. Una última etapa en el camino de la búsqueda del Santo Grial.

Fechas importantes


1399. El Santo Grial abandona San Juan de la Peña para formar parte del relicario de la Corona de Aragón.
1437. Alfonso el Magnánimo hace entrega del Santo Cáliz a la catedral de Valencia como prenda de un préstamo.
1808. El Santo Cáliz sale de la catedral como proteccción durante la Guerra de la Independencia.
1916. Exposición pública en la antigua Aula Capitular, hoy Capilla del Santo Cáliz.
1982. El papa Juan Pablo II, en su visita a Valencia, celebra con el Santo Cáliz.
2006. El papa Benedicto XVI celebra una misa multitudiraria y consagra con la reliquia en la Ciudad de las Artes y las Ciencias.
2014. El papa Francisco concede un año jubilar cada cinco años al Santo Cáliz.